Febrero 2013

Enrique García Gordillo

“Mi mundo es el periodismo, me siento y moriré siendo periodista”

Actualmente colaborador en Canal Sur Radio, nombrado socio de honor de la FAAP en febrero de 2011 y Premio Periodismo de Andalucía 2006 por el programa radiofónico “Que te quiero verde”, dedicado a los 25 años de autonomía andaluza. Recientemente galardonado con la Medalla de Andalucía 2013 que otorga el Consejo de Gobierno de la Junta de Andalucía.

Periodista de vocación, socialdemócrata, comprometido con el Andalucismo y sevillista, atendió a la entrevista en su cafetería habitual de Tomares (Sevilla), el Horno San Tomás. Enamorado de su trabajo y agradecido por los reconocimientos que ha recibido, como es el caso del nombramiento como socio de honor de la Federación Andaluza de Asociaciones de la Prensa (FAAP) por su dilatada y brillante trayectoria profesional al servicio del periodismo y Andalucía. “Se acababa de instituir el premio y yo era el primero en recibirlo”. La FAAP destacó la dedicación del periodista como primer portavoz de la Junta en los tiempos en que nuestra Comunidad daba los primeros pasos para constituirse como entidad territorial autónoma. En el IV Congreso Periodistas de Andalucía los días 4 y 5 de febrero de 2011 en Jerez de la Frontera (Cádiz) tuvo lugar el acto de entrega de esta distinción siendo nombrado con unanimidad. “Lo agradecí mucho porque venía de mis propios compañeros y eso me gratificó especialmente en un mundo muy competitivo y lleno de celos”.

“ESTAR EN EL MOMENTO JUSTO CARACTERIZA MI CARRERA PERIODÍSTICA”

Medalla de Andalucía 2013

Enrique García Gordillo, 2013

 

Enrique comenzó sus estudios en la facultad de Química a finales de los 60 principios de los 70. “Conseguimos que el director de La Voz de Guadalquivir (emisora de los sindicatos verticales), Manuel Benítez Salvatierra, nos concediera un programa universitario a la semana”. Su amigo personal, Joaquín Durán (hoy subdirector general de RTVA y director de Canal Sur TV) se ocupada de este programa. “Un día se puso malo y me encargué del programa. Descubrí que aquello me gustaba y descubrí que era mi verdadera vocación”. En un primer momento estuvo trabajando como amateur y con el paso del tiempo le fueron encargando distintos trabajos. “Llegué a tener un programa sobre lo que es ahora Callejeros en televisión, llamado Zoo humano, en el que aparecía gente que se salía de lo tópico, de cómo se buscaban la vida”.

Un día el director de Radio Sevilla, que por aquel entonces era Iñaki Gabilondo, se interesó por Enrique. “Me había oído en el programa universitario y le preguntó a Durán por mí. Me procuró una entrevista y me fichó para Radio Sevilla”. Por aquel entonces Enrique continuaba con sus estudios en Química y pasó a ocuparse de los informativos. “Iñaki fue un verdadero revolucionario en aquellos momentos. Es mi maestro, sin ninguna duda, por ser un pionero en el periodismo radiofónico, por su forma de entender el oficio y lo que significa este oficio para la sociedad. El saber que nos debemos a una sociedad que nos escucha, a los que hay que dirigirse en actitud de servicio, sin sentirnos superiores, pero siendo responsables de que lo que digamos va a ser escuchado con mucha atención”.

Este fue el momento en que Enrique se dio cuenta de su verdadera vocación. “Me di cuenta donde estaba mi futuro, me sentía ‘envenenado’ con el periodismo y particularmente con el radiofónico”. Compaginaba su trabajo en Radio Sevilla y sus estudios contando con un sueldo de unas 12.000 pesetas de aquel entonces. “Me dedicaba en cuerpo y alma, sólo descansaba un día al año porque cerraba la emisora, los viernes santos. Ni domingos ni festivos, yo quería hacerme un sitio en Radio Sevilla porque era un medio muy importante”. A partir de entonces, fue haciéndose con un hueco en Radio Sevilla y realizó varias colaboraciones para otros medios. La carrera de Química no la llegó a acabar. “Requería mucha atención por ser una carrera experimental, pero Radio Sevilla tenía un gran éxito, se escuchaba por frecuencia modulada llegando a Madrid”. Se vio obligado a elegir entre la facultad y Radio Sevilla. “Ya no estaba como amateur, la radio requería unas exigencias como profesional y elegí el periodismo”. Cuando llegó a adquirir un gran estatus dentro del periodismo, trató de hacer la carrera de periodismo. “Sinceramente me aburrió, para mí tener o no tener el título no me atraía especialmente. Tener que ponerme a estudiar cosas que ya conocía no me hacía sentirme cómodo y lo abandoné”.

A pesar de descubrir y preferir desde el primer momento el mundo radiofónico, Enrique también ha participado en otros medios. “Tuve una página en el Diario Pueblo, periódico muy importante de los sindicatos verticales y fui corresponsal del Periódico de Cataluña”. También ha participado en programas de televisión pero considera que su mundo es la radio. “En lo que yo me considero un profesional competente es el ambiente radiofónico”. La frase que caracteriza su trayectoria profesional es la de “estar en el sitio y en el momento justo”.

Proclamación de la Autonomía Andaluza

Andalucía accedió a la autonomía mediante la denominada “vía rápida” recogida en la Constitución española de 1978. Siguiendo este procedimiento, se constituyó la Comunidad Autonóma de Andalucía el 28 de febrero de 1980. Enrique tomó partido en el proceso mediante la puesta en marcha de un informativo andaluz en la SER desde 1976 a 1979 que se emitía a las ocho de la mañana hecho desde la redacción central en Sevilla. “Convocamos a toda Andalucía a una mesa común cuando aún la bandera andaluza no estaba reconocida”. Desde ese programa hicieron una labor fundamental, convirtiéndose en un instrumento de comunicación para todos los andaluces. “Convocamos a los andaluces a las manifestaciones del 4 de diciembre de 1977, fue el primer grito fuerte de Andalucía”. Llegaron a tener tal repercusión que los periódicos se hicieron eco de sus voces. “Se creó una conciencia y se fue fraguando el concepto de ‘país andaluz’ para referirse a Andalucía”. El informativo de la SER “no fue una herramienta más, porque sería una falsa modestia, pero sí una esencial”. Cuando Rafael Escuredo accedió a la presidencia de la Junta en 1979 después de las primeras elecciones municipales Enrique fue llamado para formar parte de su equipo y entró como Secretario General de Medios de Comunicación, encargado de todos los temas de la Junta, que entonces era pre-autonómica. “Abordamos la autonomía de los ayuntamientos andaluces, todo el 28 de febrero, las primeras elecciones autonómi-cas y la reforma agraria”. Enrique se encontraba en un lugar privilegiado. “Compartía coche con el presidente, puerta con puerta con su despacho porque mi cargo era de mucha confianza”. En las elecciones de mayo de 1982 se constituyó el primer gobierno autonómico de la historia y Enrique asumió el cargo de Portavoz del Gobierno. “Puse en marcha lo que iba a ser el tercer canal de televisión, Canal Sur”. Ocupó dicho cargo hasta 1984 cuando se produjo la dimisión de Escuredo. “Todo su equipo nos vinimos con él cuando dimitió”.

Una anécdota Real

Sus cincos años como portavoz del gobierno le han dado tiempo para conocer a muchas personas y vivir situaciones divertidas. En una ocasión, los Reyes Juan Carlos y Sofía hicieron una visita a Granada. El presidente de la diputación organizó un almuerzo en Huéscar (provincia de Granada). “Ese almuerzo habrá sido el más caro de la historia, al estar lejos de la capital había cada cien metros un guardia civil en la carretera metido entre los árboles para guardar el paso de los reyes”. El presidente de la diputación pertenecía a UCD mientras que Ra-fael Escuredo y su equipo eran socialistas. “Eran rivales políticamente hablando”. El presidente de Granada, por aquel entonces Pepe Sánchez Fabra tenía una residencia de ancianos y cuando llegó el equipo de Escuredo incluido Enrique les mostró la estancia. “Antes de que llegara la comitiva de los Reyes excluyó a Escuredo de la recepción del Rey, diciéndole que permaneciéramos en la residencia mientras él lo recibiría en una ermita cercana”. En el momento de la llegada de los Reyes, hicieron su parada en la residencia donde se encontraba el equipo de Escuredo con Enrique. “La reina tenía una emergencia de tipo físico que le obligaba a ir al baño urgentemente. El Rey se paró con nosotros y al oír las campanas de la ermita, yo no pude evitar reírme pensando que los otros estaban esperándolo allí”.

Momentos desagradables en su carrera.

“La noticia más importante que tuve que dar fue la impresionante inundación en la Rábita (Almería) donde murieron alrededor de 250 personas”. Una tromba de agua arrasó las ramblas secas y se convirtieron en un río de fango enterrando al pueblo en-tero. “Íbamos caminando sobre las casas donde sabíamos que había personas muertas”. Declara que fue una situación dramática y una de las vivencias más duras que le tocó vivir. “Uno se solidariza con el dolor de la gente pero el pellejo periodístico te hace reaccionar siendo capaz de transformar el dolor en una noticia. Destacar el dolor sin recrearte en él”. A pesar del dramatismo de la situación, se siente muy satisfecho de aquel trabajo. “Yo era muy joven y fue uno de mis primeros trabajos. En otra ocasión donde sentí que daba una noticia verdaderamente importante y que sabía que la gente se estaba informando por primera vez fue con el desastre de Aznalcóllar (provincia de Sevilla)”. En la madrugada del 25 de abril de 1998 una balsa de residuos de metales pesados muy contaminantes se rompió por dos de sus lados liberando gran cantidad de líquido de alta acidez produciendo una catástrofe ecológica incalculable. “Me informó un compañero, llamé a la delegación del gobierno en Sevilla y se sorprendió de cómo nos habíamos enterado”. Confluyeron la inmediatez de la noticia, ya que nadie sabía nada en aquellos momentos, con la importancia. “Di la noticia con el testimonio del subdelegado de Sevilla y de Javier Ronda que acudió al puente del Guadiamar y me trajo el testimonio de cómo bajaban las aguas negras”. No hubo víctimas pero supuso un gran desastre ecológico.

Otro momento desagradable para Enrique fue el momento de anunciar la bajada a Segunda B del Sevilla en agosto de 1995, como sevillista declarado que es. “Abrí el boletín de Canal Sur con este tema y un amigo me dijo que se me quebró la voz al dar la noticia”.

Enrique García Gordillo, 2013

Enrique García Gordillo, 2013

 

Defensor de Andalucía

Como defensor de Andalucía cabe preguntarle sobre si se ha superado el tópico de andaluz en los medios de comunicación. Su respuesta no obstante, demuestra amargura. “Desgraciadamente hemos mejorado muy poco en este tema”. Cuenta en su etapa en la que estuvo trabajando en Radio Sevilla. “Mi jefe me exigió hablar, por estética, en el castellano de Valladolid y lo conseguí”. Eran los mismos tiempos en los que a los niños se les exigía leer con un acento distinto del que usaban en la calle. “La imagen de Andalucía estaba muy deformada, caricaturizada y se cogían señas propias de Andalucía como si fueran de España entera. Determinados clichés como las fiestas, la vagueza, y demás”.

Hubo un tiempo en el que los medios de comunicación andaluces trabajaron en este ámbito para mejorar la imagen del andaluz. “Hubo momentos entorno al 28 de febrero en que los medios trataron de transmitir señales positivas y reales sobre Andalucía”. Sin embargo asegura que en este campo queda mucho camino por recorrer. “Se ha bajado la guardia. La imagen de Andalucía no ha mejorado sustancialmente y se sigue tratando con mucha ligereza, deformando interesadamente lo que es nuestra cultura, nuestra historia, nuestra economía”. Los medios nacionales siguen tratando con mucha frivolidad la tierra andaluza y los medios andaluces tampoco tratan de evitarlo.

Premio Andalucía de Periodismo 2006

Premio Andalucía de Periodismo 2006 por el documental radiofónico “Que te quiero verde” dedicado a los 25 años de autonomía andaluza emitida en febrero de 2005 en Canal Sur Radio. Según palabras de J. Félix Machuca “Enrique García ganó el premio Andalucía de Periodismo porque muy pocos mejor que él vivieron, gozaron y padecieron el nacimiento de la nueva tierra. Ha sido capaz de arrancarle a los sonidos del silencio que nos anestesian las psicofonías identitarias y políticas de un pasado que andan empeñados en dejarlo a la altura de las caras de Bélmez”.

Un gran reconocimiento para toda una vida radiofónica, dedicada al servicio del ciudadano, de una audiencia que se merece la verdad, sin trampas, con trabajos de investigación que van ‘al fondo de la cuestión’ y que no se quedan sólo en la superficialidad de los acontecimientos. Un hombre trabajador, inteligente, familiar, preocupado por Andalucía, su tierra y por encima de todo, periodista.

Actualmente se encuentra volcado en sus tertulias en televisión y radio sobre la Campaña Electoral 2015 en las próximos elecciones del 22 de marzo de Andalucía.

PHOTOCHOA

Entrevista publicada en A UN METRO DE SEVILLA en marzo de 2013

COMPARTE

    CC BY-NC-ND 4.0
    Enrique García Gordillo, Medalla de Andalucía 2013 by PHOTOCHOA is licensed under a Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivar 4.0 Internacional.