La Gran Esfinge de Guiza

La Gran Esfinge de Guiza y la Pirámide Keops

VIAJANDO AL CORAZÓN DE EGIPTO

Reportaje fotográfico

Un viaje de cuatro, por Egipto de punta a punta: de la ciudad de El Cairo a Abu Simbel, surcando el río Nilo durante 7 días

 

MAPA

Recorrido del barco-crucero de sur a norte de Egipto con la localización de los principales templos

  Octubre, 2010

Un 7 de octubre hace 5 años. Nervios, emociones contenidas y muchas preguntas se amontonan en la mente.

– “¿Sabéis decirme quién es el presidente?”.

– “Hosni Mubarak”- con rotundidad.

Así comenzaba el trayecto en taxi, tras varias horas de vuelo, por la caótica ciudad de El Cairo hasta el Hotel Sonesta. La noche se cernía bajo el cielo de octubre, pitidos de coches, humo y carreras veloces de coches constituían la vida de la capital egipcia. El sueño y cansancio se apoderan del cuerpo.

3:00 AM del 8 de octubre

De nuevo al aeropuerto. Destino Aswan. El guía Ahmed explica con detenimiento la importancia de la Presa de Aswan.

→ La obra comenzó en 1956, por  los gobiernos egipcio y soviético, Con el fin de terminar con las inundaciones que se producían en el territorio del Nilo bajo, que desde la antigüedad fueron las que convirtieron las tierras próximas al río en una fértil vega, ideal para la agricultura, al dejar un sedimento de nutrientes y minerales en el suelo. Este embalse denominado Lago Nasser tiene más capacidad que todas las presas Españolas juntas, que unido al control de inundaciones, sirve a la producción hidroeléctrica (en su día producía la mitad de todo el consumo egipcio).
Embarcadero de Aswan

Embarcadero de Aswan

Numerosos hombres se amontonan en el embarcadero esperando para llevar a los turistas hacia la isla de Philae “último territorio”. Así nos aproximamos al Templo de Isis. El templo se levanta majestuoso, perfectamente erguido, dando la sensación como si unas horas antes lo hubieran construido para contemplarlo. La fachada se encuentra perfectamente lisa salvo por los grabados egipcios que hay en ella. Una sensación extraña recorre el cuerpo al contemplar lo que una vez fue suelo sagrado.

Niño egipcio en el embarcadero de Aswan

Niño egipcio en el embarcadero de Aswan

→ El Templo de Isis no se encuentra en Philae siendo Alqikia su emplazamiento actual. El templo está dedicado a la diosa Isis, una de las principales del panteón egipcio.
Templo de Philae dedicado a la diosa Isis

Templo de Philae dedicado a la diosa Isis

 

Detalle de la fachada del Templo de Philae

Detalle de la fachada del Templo de Philae

 

9:15 del 8 de octubre

De nuevo otro avión, rumbo a Abu Simbel en Nubia, al sur de Egipto. Localizado a unos 231 kilómetros al suroeste de Aswan en la ribera occidental del lago Nasser. Sobre una colina arenosa, bajo el sol abrasador se levanta el complejo excavado en roca dedicado al faraón Ramsés II en el siglo XIII a. C., y a su esposa favorita Nefertari. Las cuatro colosales estatuas de Ramsés II esculpidas en la roca de la fachada cortan la respiración.

Templo de Abu Simbel

Templo dedicado a Ramsés II en Abu Simbel

Dos mujeres conversan sentadas en la escasa sombra que brinda un único árbol.

– “Esto hay que fotografiarlo, no vamos a volver- una mujer mayor con acento argentino

– “Eso nunca se sabe”- la segunda mujer más joven y con brillo en los ojos.

– “Yo sí lo sé”- de nuevo la mujer mayor.

La segunda mujer agacha la cabeza y mira a su hija, quizás pensando que aquella mujer tenía razón.

Templo dedicado a Nefertari, esposa de Ramsés II en Abu Simbel

Templo dedicado a Nefertari, esposa de Ramsés II en Abu Simbel

→ En 1968, el complejo fue reubicado en una colina artificial, construida en  los terrenos próximos situados sobre el nivel del lago Nasser. El traslado de los templos fue necesario para evitar que quedaran sumergidos tras la construcción de la Presa de Aswan.

13:15 del 8 de octubre

Aeropuerto de Aswan. Rumbo a Al-Kahila, nuestro barco-crucero del Nilo. Medio de transporte que permitirá volver del sur de Egipto hacia el norte. A pesar de que el cansancio y la fatiga dominan el cuerpo, no hay lugar para el reposo: tres aviones en un mismo día, demasiadas emociones, demasiada información, demasiadas ganas de seguir conociendo.

Descando en el barco-crucero Al-Kahila

Descanso en el barco-crucero Al-Kahila

A las pocas horas, paseo en barca por el río Nilo y visita a un poblado nubio. Camellos y vendedores se amontonan a la orilla del Nilo reclamando la atención de los turistas.

Paseo en barca por el Nilo

Paseo en barca por el Nilo

→ Nubia es la región situada en el sur de Egipto y el norte de Sudán. Su población se asienta a lo largo del valle del Nilo. En la antigüedad fue un reino independiente. Para el Antiguo Egipto, Nubia era “Tai-Seiti”: la tierra de la “gente del arco”, pues sabían utilizar el arco y flechas.
Río Nilo PHOTOCHOA

Río Nilo

– “Subir a un camello es muy barato para la foto, lo caro viene al bajarte de él”- consejo del guía Ahmed.

Poblado nubio

Poblado nubio

Montones de niños ataviados con ropajes sencillos y humildes se acercan al grupo de turistas.

– “¿Luego?” – es lo único que repiten en español con las palmas de las manos extendidas hacia arriba.

Libra egipcia

Libra egipcia

Más tarde se comprende. Un euro corresponde a 8,54 de la libra egipcia. Aquellos niños buscaban “el Euro”: algo tan común para el resto del mundo y al mismo tiempo tan deseado por otros.

Té, quesos salados, sésamo, turrón, cocodrilos del Nilo, mujeres vestidas de negro, elegantes, dedicadas a pintar las manos de los turistas, bailes con los niños. Es lo que se encuentra en aquel poblado nubio, tan acostumbrado a recibir turistas.

Fin de un primer día extenuante.

9 de octubre

El barco-crucero avanza por el Nilo, río abajo. Primera parada. Kom Ombo. Imponente y en ruinas al mismo tiempo, el templo dedicado a los dioses Haroeris (Horus, cabeza de halcón) y Sobek (cabeza de cocodrilo). Sorprenden sus grabados en paredes, como el calendario egipcio o instrumentos quirúrgicos. Al mirar hacia arriba, la fascinación: restos de policromía original en algunos dinteles. No es posible y sin embargo ahí está la prueba.

Templo de Kom Ombo

Templo de Kom Ombo

→ Kom Ombo es una villa agrícola de Egipto de unos 60.000 habitantes, situada en la ribera oriental del río Nilo, cuarenta kilómetros al norte de Aswan y 165 kilómetros al sur de Luxor. 
Restos de grabados en el Templo de Kom Ombo

Restos de grabados en el Templo de Kom Ombo

A la salida del templo un mercadillo abarrotado de puestos de comerciantes que buscan desesperados vender a los turistas indecisos. La cultura del “regateo”, malos modos, risas e inquietudes se mezclan en aquel ambiente.

Turistas perseguidos por los comerciantes en Kom Ombo

Turistas perseguidos por los comerciantes en Kom Ombo

 

Horas más tarde: Templo de Edfu. Situado en la ribera occidental del río Nilo en un amplio valle dedicado al dios de los dioses: Horus. A la entrada, personificado mediante la escultura de un halcón, Horus, da la bienvenida. Escenas de guerra, restos de fuego en el interior de sus enormes paredes, el templo se erige poderoso. A esas horas pocos turistas pasean por los patios interiores, se respira tranquilidad.

Templo de Edfu dedicado  a Horus, el dios de los dioses

Templo de Edfu dedicado a Horus, el dios de los dioses

 

Templo de Edfu, el dios Horus personificado en la figura del halcón

Templo de Edfu. El dios Horus personificado en la figura del halcón

En sus paredes grabados de escarabajos y otros animales, la Llave de la vida o Llave de Ankh que simboliza el territorio egipcio, búsqueda de la inmortalidad y la “T” de la parte inferior representa los atributos sexuales masculinos, mientras que el asa representaría el útero o el pubis de la mujer, como reconciliación de los opuestos, perfectamente grabada y conservada.

Llave de la vida o Llave de Ankh

Llave de la vida o Llave de Ankh

 

Al atardecer, la Esclusa de Esna, dos o tres veces más pequeña que la esclusa de Sevilla. Paso obligado de todos los cruceros que viajan por el Nilo para salvar el desnivel de 10 metros. Desde la borda, contemplamos el cambio y la noche se cierne sobre el Al-Kahila.

Atardecer en Efdu

Atardecer en Efdu

10 de octubre

Durante la noche el viaje continuó hasta amanecer en Luxor. Los barcos-cruceros se amontonan sobre la orilla del río, obligando a atravesar hasta 9 naves para llegar a tierra. Numerosos turistas se amontonan al otro lado, portando sus cámaras fotográficas, sus sombreros de safari, gafas de sol.

→ Luxor: población situada sobre las ruinas de la ciudad de Tebas, capital del Imperio Nuevo del Antiguo Egipto, centro administrativo y económico de la región. A unos centenares de metros más allá del río, desaparece toda vegetación para dar paso al basto desierto, superando los 40º en verano.

Primera visita. Colosos de Memnon. Dos gigantescas estatuas de piedra que representan al faraón Amenhotep III, peor conservadas que el resto de estatuas visitadas hasta el momento. Los visitantes se amontonan para la consabida foto delante de los colosos.

Colosos de Memnon

Colosos de Memnon

La siguiente visita es el Templo de Medinet Habu dedicado a Ramsés III. Representa uno de los más importantes edificios religiosos de Tebas. La parte derecha de la fachada está destruida. El templo de Habu sorprende por la conservación de sus pinturas cromáticas de los dinteles: rojizos y verdes esmeraldas, que dejan sin aliento, tras tantísimos años conservados con gran intensidad.

Templo de Medinet Habu

Templo de Medinet Habu

 

De camino en el autobús, parada en una pequeña tienda. Un grupo de mujeres con ropas normales, aunque más bien tapadas se encuentran en una esquina. Una de ellas destaca por ir vestida completamente de negro, de la cabeza a los pies, salvo las manos que permanecían descubiertas. Cuando el autobús aparca, la mujer rápidamente cubre sus manos con unos guantes negros.

Alrededores de Medinet Habu

Alrededores de Medinet Habu

Valle de Deir el-Medina (Valle de los Artesanos)

Fundado por Tutmosis I, el pueblo de los obreros y artesanos del Antiguo Egipto, a la entrada del Valle de los Reyes, donde se encuentran las tumbas de la mayoría de faraones egipcios. Es una pequeña extensión de arena y tierra. El calor asfixiante se empieza a notar a pesar de estar a principios de octubre. Visita a las tumbas de algunos artesanos, pequeñas, con difícil acceso y al mismo tiempo deslumbrantes pinturas casi intactas, ricas en colores y en detalles, mágicas.

-“Los techos parecen de papel de regalo”- palabras de un turista español.

Valle de los Reyes

→ Necrópolis del antiguo Egipto, donde se encuentran las tumbas de la mayoría de faraones, así como de varias reinas, príncipes, nobles e incluso de algunos animales. Popularmente era conocido por los egipcios como Ta-sekhet-ma’at (Gran Campo).

Obligados a dejar las cámaras fotográficas en el autobús que nos ha dirigido hasta allí, avanzamos por el valle completamente desértico, sin ningún vestigio de vida humana o vegetal. Gotas de sudor caen por la frente, el calor es insoportable. Los trabajadores continúan excavando y trabajando bajo aquel duro sol.

Visita de las tumbas de Ramsés  IX, Ramsés III y Tutmosis IV. De fácil acceso y pasillos amplios, pinturas con menor intensidad que la del Valle de los Artesanos debido a los numerosos saqueos. Escenas del más allá, actos en vida del muerto y su purificación combinados con elementos irreales, como las serpientes de tres cabezas.

El Valle de los Reyes sin dejar de ser espectacular, impacta menos que el Valle de los Artesanos en donde predominan la estrechez, huecos imposibles, pinturas mejor conservadas, de mayor intensidad, colores vivos y a la vez más sencillos.

Señal de tráfico de Luxor

Señal de tráfico de Luxor

Al atardecer, paseo en calesa por la ciudad de Luxor. Tráfico caótico, coches viejos y descascarillados, calles medio en ruinas y suciedad, contrastan con el esplendor del Antiguo Egipto. En ese preciso instante Egipto pierde un partido de fútbol de clasificación, gritos y decepción entre los hombres, que amontonados en los bares, contemplan la derrota en las pequeñas televisiones.

11 de octubre

Visita al inmenso Templo de Karnak.

→ Durante el Imperio Nuevo fue el centro religioso más influyente. El templo principal está dedicado al dios Amón. Constituye el segundo lugar más visitado tras las pirámides de Guiza.
Templo de  Karnak

Templo de Karnak

 

Para llegar hasta él, cruzamos la pasarela de 40 esfinges de cabeza de carnero construidas por Ramsés II. En la Antigüedad unían el Templo de Karnak con el Templo de Luxor. La sala hipóstila es la parte más impresionante de todo el recinto, de 102×53 metros. El techo inexistente descansa sobre un bosque de piedra constituido por 134 columnas a unos 23 metros de altura. Numerosas “hormigas” de diversas nacionalidades se pasean por los pasillos bajo la sombra de aquellas enormes columnas gigantescas, imponentes, contemplándolas maravillados, con cámara en mano y conteniendo el aliento.

Templo de Karnak

Templo de Karnak

 

Continuamos hasta el  Templo de Luxor. 

→ El templo constaba de dos grandes obeliscos, situados a cada lado de la puerta de entrada (uno fue trasladado y erigido en la Plaza de la Concordia de París en 1833), y dos grandes estatuas sedentes del monarca Ramsés II. En el interior del templo se encuentra una mezquita y restos de frescos de una iglesia ortodoxa copta.
Cartel de Luxor

“No worry, no hurry you are in Luxor”

 

Almuerzo a las 12:30 y rumbo al aeropuerto con destino El Cairo. Vislumbramos de día la capital egipcia por primera vez. De nuevo el característico tráfico caótico, azoteas llenas de basura y restos. Llegada al Hotel Ramsés Hilton cerca de la Plaza Tahrir. Una torre enorme en medio de todo el caos y edificios pequeños. Muy cerca se encuentra el Museo Egipcio de El Cairo.

 

 

Azoteas de El Cairo

Azoteas de El Cairo

 

12 de octubre

Un sueño más que reparador y la sensación de haber dormido en la mejor cama del mundo, acompañada de sábanas de algodón egipcio, fruto del cansancio y de las ganas de ver lo que deparará este nuevo día.

Camino en autobús a Guiza para visitar el Museo Mit Rahina. Durante el paseo tratamos de localizar las pirámides pero la polución lo imposibilita.

→ En el museo encontramos el Coloso de Ramsés II de Menfis, es una escultura gigantesca tallada en el Imperio Nuevo Egipcio. Una escultura colosal, tumbada y protegida en el interior del museo. Por medio de una pasarela podemos acercarnos y apreciar con detalle la falda y el collar.
Museo Mit Rahina

Coloso de Ramsés II, Museo Mit Rahina

 

Primer acercamiento a las pirámides: Pirámide de Saqqara. Se trata de la pirámide más antigua que existe. Escalonada, tapada a la mitad por andamios para su reconstrucción. A su alrededor podemos ver pirámides más pequeñas prácticamente derruidas. Transmite una sensación extraña, la alta expectación se fusiona con la realidad, y es que no se trata de una gran pirámide que destaque por su altura o por su belleza.

Pirámide de Saqqara

Pirámide de Saqqara

 

→ Es el emplazamiento de la necrópolis principal de la ciudad de Menfis, en la ribera occidental del Nilo, situada a unos treinta kilómetros de El Cairo. Construida por Imhotep para el faraón Zoser.

Continuamos en autobús hasta las Pirámides de Guiza. No hay carreteras, ni calles ni caminos. Avanzamos por el basto desierto.

Micerinos, la pirámide menor de Guiza des

Micerinos, la pirámide menor de Guiza desde el autobús junto a otras más pequeñas derruidas.

Llegamos a una explanada en donde descansan el resto de autobuses de los otros turistas. Camelleros, vendedores de escarabajos, se mezclan con los turistas de distintos orígenes y allí están las tres: Kefrén, Keops y Micerinos, por este orden, de mayor a menor altura.

Pirámides de Guiza, a lo lejos la ciudad de El Cairo

Pirámides de Guiza, a lo lejos la ciudad de El Cairo

– “Cuidado con los camelleros, piden un precio por subir y otro muy superior por bajar. Cuidado con las carteras”- segunda advertencia del guía Ahmed.

Keops, la mayor pirámide de Guiza

Kefrén, la mayor pirámide de Guiza

→ Son sepultura de los soberanos del  período arcaico de Egipto, construidas por el deseo de alcanzar alturas cada vez más significativas para manifestar la importancia y el poder del faraón difunto.

Enormes, esbeltas, imposibles. Así son. Al lado de ellas, eres minúsculo. Ni el calor ni el cansancio arrastrado de todas esas vivencias importan ya. Este es el momento culmen del viaje. La mente se transforma: los turistas, el jaleo de los vendedores llamando la atención, el olor a gasolina de los autobuses, todo desaparece. Nos desplazamos al Antiguo Egipto, durante su construcción, esclavos, piedras amontonadas desplazándose. El Faraón contempla su creación con una sonrisa de satisfacción, se gira y mira a lo lejos. Un grito del guía Ahmed hace volver a la realidad.

De vuelta al autobús en dirección a la Gran Esfinge de Guiza. Están desmontando el escenario de la ópera Aída que terminó el domingo 10 de octubre. Rodeados de tierra del desierto, pequeños puestos de vendedores y ese magnífico escenario de fondo.

La Gran Esfinge y la Pirámide Keops.

La Gran Esfinge y la Pirámide Kefrén

→ La Gran Esfinge se realizó esculpiendo un montículo de roca caliza situado en la meseta de Guiza. Tiene una altura de unos veinte metros, midiendo el rostro más de cinco metros. La cabeza podría representar al faraón Kefrén, y el cuerpo la forma de león.

18:30. Visita panorámica por la ciudad de El Cairo. Barrio con influencia francesa, otro inglés, contrastan con la suciedad, alboroto y deterioro del resto de edificios que componen la ciudad. Regresando al hotel: autopistas elevadas sobre las calles de la ciudad,  azoteas abarrotadas de trastos, humo y el sol, que cae sobre la capital.

13 de octubre

Último día de visitas en El Cairo. Ciudadela de Saladino y Mezquita de alabastro. Las mujeres extranjeras obligadas a taparse cuerpo y pelo aún más con pañuelos, entramos en la mezquita, amplia, llena de alfombras y lámparas. Después, visita a la Iglesia de San Jorge, en el barrio copto (donde se refugió la Sagrada Familia en su huida de Egipto para escapar de Herodes).

→ Los coptos aparecieron en el siglo IV con los primeros cristianos. El barrio copto está en la parte antigua de la ciudad, surcado por callejuelas, y en él se pueden encontrar muchas iglesias donde se sigue el rito copto. En Egipto hay alrededor de un 10% de coptos.
Pirámide Keops desde la ciudad de El Cairo

Pirámide Kefrén desde la ciudad de El Cairo

Museo Egipcio. Colas de espera inmensas, Ahmed se cuela y guía entre la gente. Estanterías abarrotadas de restos arqueológicos, ventanas abiertas sin cristales, el sol entra de lleno, polvo entre los restos. Su definición exacta: almacén polvoriento de grandes ventanas. Los únicos restos protegidos en cámaras corresponden al tesoro de Tutankamon. Tristeza por el gran patrimonio que se encuentran entre esas paredes y la escasez de cuidado. Llama la atención que no permitan hacer fotos por “seguridad” de las piezas.

Gran Bazar Khan El-Khalili. Antigua zona de comercio. Estrechas callejuelas con pequeñas tiendas atestadas de zapatillas, collares, pañuelos, joyas, y numerosos cafés. Descanso tomando un té en el Café Fishawi, el café de los espejos, que ha estado abierto de forma continua día y noche durante más de 200 años.

 – “¿Cuántos camellos?” – pregunta un comerciante a un turista. Sorprende la cantidad de idiomas que puede aprender esta gente

– “No hay suficientes camellos”- respuesta de la hija aludida del turista.

La presión a la mujer, principalmente extranjera es constante. Son frecuentemente objeto de desagradables atenciones masculinas, acoso sexual y maltrato verbal. Esto a menudo toma forma en miradas incómodas, comentarios inapropiados, silbidos y roces.

14 de octubre

Vuelta a la realidad, vuelta a España conservando los recuerdos de todo lo vivido. Un viaje que comenzaba con un frío vuelo de EgyptAir Barcelona-El Cairo, que obligaba a los pasajeros a cubrirse con mantas, y proseguía con vuelos domésticos en pequeños aviones planeadores que provocaban el mareo de los turistas, paseos en calesa, recorrido en barco por el Nilo, y autobuses provistos de abundantes botellas de agua a un euro.

Dejando atrás tierra, sudor, risas y agobios. A las conversaciones con otros turistas, con el guía Ahmed, con los camareros de Al-Kahila. Siete días memorables, irrepetibles, intensos. Llenos de sabores, olores a té, a humo. Al sonido de la llamada a la oración por las calles de El Cairo, el ruido de los motores de los barcos que cruzan el Nilo, gritos en distintas lenguas de los otros guías, al sonido que produce el obturador de una cámara al cerrarse que acompaña al visitante entusiasmado.


 

Breves:

  • Seguridad turística masiva. Hombres vestidos de blanco repartidos por todos los templos y en todos los recovecos. Velan por la seguridad del turista ya que la principal fuente de financiación de Egipto es el turismo.
  • Patrimonio descuidado: Templos desprotegidos, sucios, al igual que el Museo Egipcio.
  • Mujeres: la mayoría integristas, tapadas de arriba abajo, de negro. Llama la atención en el centro de El Cairo una mujer paseando el carrito con su bebé y el marido delante de ella.
  • El pasado y el presente de Egipto. Contrastan enormemente; la pobreza, la actitud servicial y la cultura del regateo con el pasado esplendoroso de Egipto.

 


 

Egipto en el presente:
El viaje se realizó en Octubre de 2010. Unos meses después, el 25 de Enero de 2011 (“Día de la Ira”) se iniciaron unas oleadas de manifestaciones convocadas por Internet en El Cairo y otras ciudades árabes. En la primera de El Cairo murieron cuatro personas.
El 11 de Febrero Hosni Mubarak renuncia y cede el poder al ejército. En el verano de 2011 se inició un juicio contra él, sus hijos y otros integrantes del régimen.
El hotel desde el que emitían los periodistas era el mismo Hotel Ramsés Hilton en el que nos hospedamos, al lado de la Plaza Tahrir.
Tras lo sucedido, no podemos olvidar a nuestro guía Ahmed, a los camareros de nuestro barco-crucero Al Kahila, al conductor del autobús…
Good Bye, Egipto

Good Bye, Egipto

 

Agradecimientos a mis compañeros de viaje:
                               A Manuela, por  inspirarme y por su precioso cuaderno de viaje en el que detalla todo con precisión.
A Ángel, por la importancia de retener datos históricos y no olvidarlos.
A Mariana, por hacerme reír cuando más se necesita en momentos donde nadie más puede

 

PHOTOCHOA

COMPARTE

    CC BY-NC-ND 4.0
    Viajando al corazón de Egipto by PHOTOCHOA is licensed under a Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivar 4.0 Internacional.